Investigadores de la Facultad de Ciencias Forestales obtienen financiamiento para poner en marcha investigación en Bosque Nativo

Ambos proyectos de investigación ganaron el VIII Concurso del Fondo de Investigación del Bosque Nativo, de CONAF, con el cual podrán desarrollar estudios relacionados con la caracterización de bosques degradados (Raulí, Roble y Coigüe) y la estimación de crecimiento y rendimiento volumétrico de Quillay.

La Dra. Rosa Alzamora dirige el proyecto denominado “Criterios y protocolos para caracterizar bosques de Roble­Raulí­Coigüe, degradados y/o afectados por el cambio climático, en función de biodiversidad y valor” en que trabajará junto al Dr. Juan Pedro Elissetche y el Dr. Antonio Pinto. La Dra. Alzamora sostiene que esta investigación surge de la necesidad de obtener más información sobre el estado de degradación de los bosques, para evaluar los servicios ecosistémicos.  Para cumplir este objetivo establecieron como parámetro la biodiversidad, “Vamos a hacer un meta-análisis (en base a estudios de dos corrientes de pensamiento: economía ecológica y economía ambiental) en que recogeremos información de estudios anteriores que hayan hecho valorización económica en condiciones comparables. Para este estudio evaluaremos estos parámetros en función de la biodiversidad”, señala la investigadora.  La propuesta para recuperar y mejorar bosques estará́ basada en el enfoque de fronteras de eficiencia, por su pertinencia para clasificar y rankear situaciones en términos de atributos y valor, dando guías para llegar desde una situación poco eficiente (degradada o afectada por el cambio climático) a una de mayor eficiencia (menos alterada).  Los productos principales de este estudio serán: Base de datos con atributos del bosque dendrométricos, fitosanitarios y de biodiversidad florística; protocolos para levantar, analizar y generar indicadores de desempeño productivo y de biodiversidad; Matriz que relaciona atributos del bosque con estándares de valor de uso directo e indirecto (servicios ecosistémicos) y protocolo para interpretar dicha matriz; Y propuestas de manejo en función del ranking de eficiencia de las unidades de bosque que se analicen.

El estudio se basará en dos predios pertenecientes a la Empresa Forestal MININCO que presentan formaciones de Roble ­Raulí­ Coigue en distintos estados de crecimiento y manejo, en donde se aplicará un muestreo no destructivo, y se evaluará sanidad y biodiversidad, generando una base de datos, también práctica en términos de manejo productivo.

El resultado de este trabajo dará origen a un protocolo que los profesionales de CONAF podrán   implementar para evaluar escenarios de bosques a través de información dasométrica y de biodiversidad. Sumado a esto, el plan contempla la participación de estudiantes de las tres carreras de la Facultad, a quienes se invitará a realizar sus memorias de título en distintos temas relacionados al proyecto; “la idea es generar una línea interesante de análisis cuyos productos contribuyan a un nuevo enfoque de caracterización del bosque nativo, y a evaluar políticas públicas en pro del bosque nativo”, concluye la Dra. Alzamora.

Estudio del Quillay

Desarrollo de funciones para el aprovechamiento integral de la biomasa leñosa aérea de árboles de Quillay y especies acompañantes, se denomina el proyecto encabezado por el Profesor Pablo Mena quien lo define de la siguiente forma. “Este proyecto se focaliza en la elaboración de funciones destinadas a la estimación del crecimiento y rendimiento volumétrico, asumiendo un uso integral de la biomasa leñosa aérea de árboles. En específico, se elaborarán funciones para estimar el crecimiento, biomasa de componentes (madera, corteza, follaje), el volumen de leña generado de las secciones residuales del fuste y de las ramas de cada árbol”.

El proyecto capturará datos de Quillay y especies acompañantes, donde Quillay es la especie comercial más importantes del Tipo Forestal Esclerófilo, debido a su alto contenido de saponina junto con el potencial uso como combustible (leña) de las especies acompañantes, en la región de O’Higgins, en el marco de intervenciones silvícolas reales de bosque nativo.

La muestra será capturada en el secano interior, secano costero, depresión intermedia y en la pre-cordillera de los Andes, las que probablemente determinan diferencias, no solo en la composición, sino también en la estructura de los rodales y en el crecimiento de las especies de interés para este estudio.  Estas diferencias también pueden reflejarse en los coeficientes de las funciones a ajustar en este estudio; por ello, en el análisis de los diferentes tipos de modelos, se incluirá la determinación de efectos de sitio, de densidad de rodal y de área geográfica.

Las funciones resultantes del presente estudio, son de interés para usuarios finales, como propietarios de predios con bosques nativos del tipo forestal esclerófilo que se desarrollan en la región de O’Higgins, específicamente formaciones vegetales con presencia de Quillay, que sean sometidas a actividades silvícolas. También son de interés para fiscalizadores (e.g. funcionarios de CONAF) y, en general, para profesionales ligados al manejo, utilización, comercialización y transformación primaria de productos primarios obtenidos de esos bosques.

Estos estudios, liderados por los profesores Alzamora y Mena se suman al conjunto de proyectos desarrollados por la Facultad de Ciencias Forestales que apuntan al desarrollo de la investigación en bosque nativo, como el proyecto Foresta Nativa donde un grupo de académicos tiene la tarea de reforestar 700 hectáreas con especies nativas.