Miembros del Consejo de Sociedad Civil de CONAF, conocieron diversos ensayos en predios Ranchillo Alto ejecutados por investigadores FCF

Desde que Bienes Nacionales cediera en comodato a la Facultad de Ciencias Forestales el predio de 608 ha Ranchillo Alto, el trabajo por convertir ese paraje en un gran laboratorio de investigación no ha cesado. Este año, bajo la dirección del Dr. Francis Dubé, se ha continuado con el propósito de crear una infraestructura óptima para la implementación de los diversos proyectos de investigación que aquí se llevan a cabo.  Así también se han llevado actividades de vinculación, como fue visita de Consejo de la Sociedad Civil de CONAF, destinada a conocer una técnica innovadora en silvopastoreo.

Miembros del Consejo de Sociedad Civil de CONAF (COSOC), viajaron desde distintos puntos del país hasta el predio Ranchillo en la Precordillera de Yungay, para conocer en terreno el  proyecto denominado “Silvopastoreo en robledales viejos con distintos grados de cobertura como una opción de manejo sustentable en la Comuna de Yungay, Chile”, cita a la que fueron invitados por el Dr. Dubé, acompañados del Decano de la Facultad de Ciencias Forestales UdeC, Dr. Jorge Cancino y del vice Decano, Dr. David González.

En la visita participaron los consejeros Agustín Quinchao y Catalina Órdenes (CAMPOCOOP), Francisco Tapia y Rodrigo Ríos (CONECIF), Gabriel Pérez, (Red de Pequeños Propietarios de Bosque Nativo de la Araucanía), Jacqueline Arriagada (ANAMURI), Juan Pablo Orrego (ONG Ecosistemas) y  el Dr. Manuel Sánchez (Universidad de Concepción, FCF), quienes a través del COSOC representan la opinión de un grupo heterogéneo y representativo de la sociedad. A ellos se sumaron los profesionales de CONAF, Leslie Escobar, Mario Meléndez, Susana Muñoz y Carmen Gloria Quezada.

Tras un desayuno campestre y las palabras de bienvenida del Decano, el itinerario de la visita comprendió un recorrido por el sector sur de Silvopastoreo, en donde el Dr. Dubé contó el origen, y metodología del proyecto, junto con enseñar a los presentes, la implementación de infraestructura, como cercas, bebederos para animales, protección perimetral del riachuelo, entre otras implementaciones que se han ido ejecutando en el lugar.

El grupo luego se dirigió a la zona norte del predio para conocer el sector con “hoyos de luz” en coigües sobremaduros, que son manejados con un plan específico para promover la regeneración del bosque. En este lugar se pudo admirar un paisaje colmado por árboles nativos que sobrepasan los 40 metros de altura.  Tras eso, se encaminaron a la zona de robles raleados donde opera un aserradero móvil, en la que también trabajan vecinos del sector. El recorrido finalizó junto a un área sembrada de avena, bajo el dosel arbóreo, destinada al forraje de los animales pertenecientes a la comunidad local. Este último aspecto, fue uno de los más destacados para obtener el financiamiento en el quinto Concurso del Fondo de Investigación del Bosque Nativo en el año 2014,  en la línea de silvopastoreo.

Carmen Gloria Quezada, en su rol de directora del Programa de Investigación en Bosque Nativo de CONAF, conoce la iniciativa desde su origen, cuando fue financiado, por un monto aproximado de 40 millones de pesos. “El propósito de la línea era poder establecer manejo silvopastoral que fuera coherente con la regeneración y la recuperación del bosque nativo y, en ese sentido, el proyecto fue muy bien evaluado”.

Otro aspecto que llamó la atención de los profesionales de CONAF, fue la relación establecida con la comunidad aledaña al sector, en la que se manifestó una simbiosis positiva entre investigadores y vecinos en un territorio, que si bien pertenece a bienes nacionales, estaba informalmente abierto a la comunidad. “Nos sorprendió la forma en que se pudo conquistar a los vecinos, a la comunidad y poder establecer con ellos una forma de trabajo comunitaria. Para nosotros es importante poder desarrollar investigación de manejo que nos permita mejorar la calidad de vida de los beneficiarios directos de la ley. Tenemos que fijar los esfuerzos en aquellos que tienen menos recursos, para que puedan vivir y mantenerse dentro del lugar”.