Investigación pretende mejorar productividad del Chañar

Un grupo de investigadores del Instituto Forestal, junto al profesor de la Facultad de Ciencias Forestales UdeC y especialista en entomología forestal Luis Cerda, buscan aplicar técnicas silvícolas para mejorar la producción del Chañar, “la joya” del norte.

El Chañar, especie ancestral que pese a que se desarrolla en un ambiente hostil, aporta uno de los frutos más preciados por los habitantes de la zona, con el que se preparan brebajes, mermeladas y lo que se suma aplicaciones en la industria farmacológica. Sin embargo, está siendo víctima de una sobre explotación, sobre todo intensificada por el uso que se la da como forraje que ha estancado su reproducción natural, disminuyendo la producción de sus frutos.

ChañarBajo este contexto, la directora de INFOR Coquimbo, Dra. Sandra Gacitúa, (ex estudiante de Ing. Forestal UdeC) lideró por dos años un equipo de trabajo que dio forma al proyecto de investigación “Antecedentes para el manejo Silvícola-Sanitario del Chañar (Geoffroea decorticans)” que contó con el apoyo del Fondo de Investigación del Bosque Nativo de CONAF. El objetivo del manejo de formaciones de Chañar, es incrementar la productividad y sostenibilidad del recurso fruto, trabajando en terreno y en conjunto con las comunidades que cohabitan con el chañar para aplicar técnicas de raleo, poda y sanidad

En este último aspecto, el profesor Luis Cerda, director del laboratorio de Entomología de la Facultad de Ciencias Forestales UdeC, colaboró en el estudio del Bruco del Chañar (Amblycerus dispar, Coleoptera: Bruchidae), insecto nativo, que completa su ciclo de reproducción al interior de los frutos, lo que afecta al consumo humano al destruir la semilla y dañar la pulpa, impide la regeneración natural del Chañar. Sin embargo, el objeto del estudio es establecer un manejo de la población del Chañar, de modo de aminorar el impacto negativo sobre la producción del fruto.

Uno de los resultados más importantes fue que su pudo determinar, cuándo se produce el “ataque” del insecto, es decir el momento en colonizan o ponen los huevos en el fruto. Antes de los análisis de laboratorio, se intuía que el “ataque” se producía al mismo instante en que el fruto se formaba, pero ahora se sabe que el ataque es cuando el fruto ya está casi maduro. “El Insecto pone un huevo sobre el fruto, donde sale la larva, y esta penetra por el interior del fruto hasta la semilla. Una vez allí, la larva se alimenta exclusivamente de la semilla en donde obtiene todos los nutriente hasta desarrollarse y abandonar el fruto”, explica Luis Cerda.

Otros aspectos importantes para el manejo Silvícola –Sanitario fue conocer la distribución espacial del insecto en el árbol, en relación a los puntos cardinales y preferencias en relación a los tercios de copa, (parte superior, media, baja), que permitirán una poda y técnicas de raleo que apunten a practicar un manejo adecuado del Chañar y por ende del Bruco del Chañar.  “El trabajo de laboratorio permitió además conocer el ciclo su reproductivo, que en estudios anteriores se establece en una generación por año, sin embargo, observamos indicios que está podría llegar a dos generaciones por año, aunque aún hacen falta más análisis para confirmar este hecho”.  El profesor Luis Cerda, además indica toda la información recolectada en los dos años permitirá a los profesionales de INFOR, trabajar en nuevas ideas para mejorar el manejo de la especie Chañar y sus frutos.

“Si logramos aumentar la población contralando el bruco del Chañar, más las técnicas silvícolas, el impacto del bruco será cada vez menos importante, entonces el desafío para el futuro será encontrar el manejo adecuado de la producción, para mantener este equilibrio” concluye.